Propiedades y aplicaciones de la manteca de KARITÉ

  • Hidratación para la piel y el cabello (gran contenido en grasas no saponificables incluyendo vitamina F)
  • Cuidado de la piel del bebé (utilizado en África tradicionalmente contra las irritaciones del culito)
  • Protección de la piel contra eritemas solares, el viento, el calor y la sal del mar
  • Prevención y tratamiento del envejecimiento cutáneo (estimula el metabolismo de las células y previene las arrugas)
  • Cicatrización de heridas (apta para el tratamiento de dermatitis, manos secas y agrietadas, úlceras, psoriasis y eccemas)
  • Atenuación de los efectos de quemaduras solares (no graves)
  • Prevención de estrías, en particular durante el embarazo
  • Tratamiento del acné y atenuación de las cicatrices provocadas por él (mata las bacterias que causan el acné, atenúa la inflamación cutánea, elimina las células muertas de la piel y contribuye a abrir los poros bloqueados). Para ello es conveniente lavarse la cara, aplicar la manteca de KARITÉ y dejarla durante unas 8 horas (mejor por la noche), volviendo a lavarse la cara de nuevo una vez pasado este tiempo
  • Alivio del efecto provocado por picaduras de insectos
  • Alivio de la fatiga muscular y de las agujetas (tiene propiedades relajantes y calienta los músculos si se aplica antes de comenzar a hacer ejercicio)
  • La manteca de KARITÉ ha sido estudiada como crema tópica anti-inflamatoria siendo útil en casos de artritis (Kerharo) y contiene estigmasterol que es el esteroide vegetal conocido como “factor anti-rigidez” siendo útil para casos de reumatismo (Hampton). También ha sido estudiada como descongestionante nasal aplicándola en el interior de los orificios nasales (Tella)