PROCESO DE OBTENCIÓN

Así es el proceso de obtención de la manteca de KARITÉ mejorada (proceso tradicional mejorado):

– Una vez recolectadas y seleccionadas las nueces, son hervidas en agua durante unos cuarenta minutos en una marmita de aluminio (antes se almacenaban bajo tierra en agujeros)
– Después de la cocción las nueces son extendidas al sol sobre redes, mallas metálicas o sacos no sintéticos colocados sobre una superficie plana a una altura de un metro o metro y medio del suelo para evitar el contacto con el polvo y el barro
– Cuando las nueces están bien secas se procede a pelarlas, seleccionarlas a mano y lavarlas al menos cinco veces. Después son extendidas y colocadas al sol para proceder nuevamente a su secado
– Una vez secas, se procede a tostar las nueces en una marmita de aluminio sin agua con la finalidad de calentarlas para poder transformarlas en polvo posteriormente
– La siguiente fase consiste en transformar el polvo resultante en una pasta de color chocolate, tras añadirle agua. Una vez que la pasta está preparada (se remueve a mano para conseguir su homogeneización) se cuece igualmente en una marmita de aluminio a más de 100 grados y en fuego de leña
– Por el efecto de la temperatura la pasta se convierte en aceite y este aceite es filtrado a través de paños de algodón. La operación de filtrado se repite hasta cinco veces para eliminar todas las impurezas.
– Finalmente el aceite se remueve en un solo sentido para evitar la formación de grumos y se deja enfriar. Durante el proceso de enfriamiento el aceite se solidifica transformándose en manteca, la manteca de KARITÉ mejorada que en bambara (una de las lenguas que se hablan en Mali) recibe el nombre de “Tulu ngana” que quiere decir “la mejor de las mantecas”.