Composición de la manteca de KARITÉ no refinada

La manteca de KARITÉ no refinada tiene un alto contenido en vitaminas A, D, E y F así como en compuestos insaponificables (de los más elevados del reino vegetal), y ácidos grasos esenciales.

VITAMINAS:
– Vitamina A (retinol): hidratante, estimula la síntesis del colágeno y aporta elasticidad.
Regenera las pieles maduras, previene la formación de arrugas, repara las pieles dañadas o secas y activa el bronceado.
– Vitamina D: cicatrizante y facilita la absorción del calcio.
– Vitamina E (tocoferol): antioxidante natural, antiinflamatorio, protección solar.
Hidrata y ralentiza el envejecimiento de la piel, disminuye la profundidad de las arrugas, mejora la microcirculación cutánea, protege de los rayos UV, y tiene efecto antiinflamatorio.
– Vitamina F (ácido linoleico): protector y reparador.
Protege contra agresiones externas.

COMPUESTOS INSAPONIFICABLES:
Suponen el 5-15% de su contenido. Los compuestos insaponificables, que sólo están presentes en la manteca de KARITÉ no refinada, atraviesan la barrera cutánea llegando las capas interiores de la piel.
– Ésteres resinosos: cicatrizantes.
Protegen la piel
– Fitoesteroles: estimulantes.
Regeneran las células de la piel
– Karitene (látex natural): elástico.
Aporta elasticidad y flexibilidad a la piel, previene las alergias al sol.

ÁCIDOS GRASOS ESENCIALES:
La composición en ácidos grasos esenciales es la siguiente: ácido palmítico (2-6%), ácido esteárico (15-25%), ácido oleico (60-70%), ácido linolénico (5-15%) y ácido linoleico (<1%).